Lifting

El paso de los años, la sobreexposición solar, el estrés y otros factores como cambios hormonales dejan huella en nuestras cara y cuello. El tiempo no se puede detener, pero sus efectos indeseados sobre nuestro aspecto si se pueden paliar. Esto es posible mediante la técnica conocida como lifting o estiramiento de cara.

Con esta intervención conseguimos reducir los pliegues o arrugas en una zona determinada o en toda la cara y el cuello. En este caso, el tratamiento suele completarse con una blefaroplastia o intervención en los párpados, para eliminar los signos de envejecimiento de esta zona.

Antes de la intervención y durante la primera consulta, el Dr. Martínez Gutiérrez hace una evaluación de la piel y la estructura ósea, así como un repaso al historial clínico de cada paciente. De esta manera se evitan problemas que puedan complicar la cirugía y se diseña el procedimiento más adecuado para lograr los mejores resultados posibles.

 


¿Cómo es la Cirugía de estiramiento de cara y cuello ?

La cirugía de estiramiento de cara y cuello se realiza en un quirófano bajo anestesia general. Por norma general, los pacientes deben permanecer ingresados en el hospital al menos hasta el día siguiente de la intervención.

Para conseguir el estiramiento se practican unas incisiones muy pequeñas en las zonas ocultas por el cabello y en los pliegues de las orejas y a través de estas, el cirujano trabaja sobre las distintas capas de tejido que constituyen la cara para recolocarlas en la posición correcta. También si es el caso, se retira el exceso de grasa mejorando así los contornos y por último, se sitúa la piel en la posición correcta. Por supuesto, la piel sobrante se extirpa a partir de las incisiones.

Para eliminar las antiestéticas bandas (anillos de venus) o la papada del cuello, se realiza la incisión oculta bajo el mentón y a través de esta se procede a tensar los músculos o a eliminar la grasa acumulada y la piel sobrante.

Una vez se termina la cirugía, se coloca un vendaje sobre la zona y unos tubos de drenaje tras las orejas para extraer cualquier líquido que pueda acumularse. Durante las primeras semanas es habitual que existan hematomas e inflamación, por lo que es aconsejable guardar cierto reposos y evitar esfuerzos.

Pasadas un par de semanas, tanto la inflamación como los hematomas se irán reduciendo y saldrá a la luz el resultado: un rostro más joven y armónico.


 

    CONTACTAR